La Fundación de la República

De Enciclopedia Guatemala
Saltar a navegación, buscar

¿Cómo se dio vida a la República de Guatemala en 1847? De la Independencia a la República: conservadores y liberales enfrentados en torno al poder La Historia de Guatemala y Centroamérica ha sido explicada, en gran parte, a partir de dos visiones bien definidas, una de ellas, tradicionalmente tiene en el 15 de septiembre de 1821 el inicio de existencia para las instituciones públicas modernas. A ella se contrapone una más reciente y moderna, de múltiples influencias, que interpreta esa fecha como el arranque de un proceso que desembocará en la proclamación de la república en marzo de 1847, verdadero inicio de la existencia para el ordenamiento jurídico-político vigente, con algunas modificaciones, hasta nuestros días.

Como se podrá comprender, la República, como forma de gobierno y estructura jurídica, política y administrativa no tuvo vigencia con la proclamación de la independencia, por ser, oficialmente, una provincia oriental del Imperio mexicano de Agustín I, al cual Centroamérica se adhirió en un proceso de consulta por vía electoral. Tampoco se puede, en sentido estricto, decir que, luego, en el marco de la República Federal, vigente entre 1824 y 1838, cada país de los que la conformaron haya funcionado de forma autónoma, pues en ese momento, la vigencia de una constitución de tipo federalista adjudicaba la responsabilidad de la máxima instancia del poder a un presidente y existieron Congreso y Senado donde cada uno de los Estados Federados estuvieron representados.

La ruptura de la Federación se da entrada la década de 1830 por la acumulación de contradicciones y confrontaciones regionales e intersectoriales en los que existió una discreta pero sensible intervención extranjera a favor de los conservadores. El núcleo dirigente de este sector tuvo como miembros a individuos pertenecientes a las principales familias capitalinas, grupo dominante desde la Colonia que en la dominación española construyó un gran poderío económico a partir de su actividad comercial.

Su manera de gobernar, desde la independencia, se inclinó a no efectuar mayores cambios utilizando la emancipación de España para consolidar un ordenamiento político social favorable a sus intereses. La oposición a la misma estuvo representada por diversos sectores cuyo común denominador fue la inclinación por la ideología liberal. Al contrario de los conservadores, estuvieron más o menos inclinados a efectuar cambios radicales en renglones como la educación, administración de justicia, régimen económico y otros.

Después de su victoria en la guerra de 1827-1829, en control del poder provocaron con sus medidas la intolerancia y animadversión de la Iglesia y los sectores conservadores, prolongándose sus encontronazos involucrando a sectores asalariados, capas medias y masas campesinas en la lucha. Uno de los actores sociales que fueron involucrados en estas luchas pese a carecer de intereses directamente implicados fue José Rafael Carrera y Turcios, dirigente militar de una revuelta campesina opuesta, durante el segundo período de gobierno del Dr. Mariano Gálvez a la aplicación en grandes porciones del Centro-oriente de Guatemala a medidas gubernamentales como el impuesto anual, la aplicación de los Códigos de Livingston y otras medidas. Estas circunstancias, unidas a la epidemia de cólera regional que afectó a Centroamérica incrementaron la oposición al jefe del Estado, desconociendo su autoridad a través del asalto a cuarteles del ejército como el ubicado en Mataquescuintla, acción con la que Carrera irrumpe en la Historia.

Por el momento, y dado que fue él quien oficialmente da vida a la República de Guatemala, es momento de saber quién fue antes de ocupar puestos de poder y convertirse en primer presidente de la Nación.

Carrera, el mestizo urbano que fundó la República

José Rafael Carrera y Turcios nació en la ciudad de Nueva Guatemala de la Asunción, más concretamente en el Barrio de Candelaria en octubre de 1814, sus padres fueron Simón Carrera, arriero de mulas y Juana Turcios, comerciante minorista. Su familia fue numerosa, y varios de sus hermanos más adelante participaron en acciones militares como él. Fue como tamborilero en un batallón del Estado de Guatemala que se enfrentó al “Ejército Aliado protector de la Ley”, conformado por milicias salvadoreñas y hondureñas y dirigido por Francisco Morazán en la guerra civil de 1827-1829, mismo que se oponía a la inclinación del presidente federal, general Manuel José Arce hacia los intereses conservadores.

Las condiciones y circunstancias del origen social de Carrera, -a todas luces humildes- dieron lugar en la Historia monopolizada por los liberales a difundir expresiones despectivas hacia su persona, como quizás no se ha dado con ningún otro mandatario o funcionario público. Si se le quiere conocer mejor, hay que cuestionarlas con la verdad histórica. Se le ha adjudicado el calificativo de “indio” aplicándole un criterio discriminatorio y racista aún vigente, ignorando su constitución mestiza en la cual se ha logrado establecer rasgos de sangre africana, como es común en las capas sociales conocidas como “ladinos”.

Además, según diversos autores, guiados por la pasión política y la revancha partidista después del triunfo liberal de 1871 Carrera ha sido un “monstruo” que se adueñó del poder adueñándose del mismo indefinidamente, atropellando toda normativa y ley establecidas. Esto además de obedecer al obvio apasionamiento, refleja una visión que lleva a desconocer y no aceptar que la dictadura conservadora se debió a un acuerdo intersectorial para asegurar condiciones favorables frente a los liberales, haciendo de él el brazo armado del poder. Dicho aspecto, sumamente interesante, fue facilitado por la mediación de la Iglesia Católica, su jerarquía más alta e intelectuales conservadores como Manuel Francisco Pavón y Aycinena y Luis Batres.

Esa alianza hizo posible la participación de Carrera como el principal líder conservador que se alejó de la defensa de intereses campesinos para enfrentar a los liberales del Estado de los Altos y el Ejército federal dirigido por Morazán. Ambos triunfos le dieron lugar a que participara, después de la derrota final del hondureño en Costa Rica en 1842, en instancias de decisión política. Fue el principal sostén de los gobiernos de tendencia conservadora y ocupó, repetidamente, la jefatura de Armas de la República.

De dicha forma él, que podría haber permanecido anónimamente como un artesano o agricultor, por acumular un conjunto de experiencias bélicas y adquirir un relativo prestigio como defensor de la posición ideológica conservadora, resultó, con el paso del tiempo, un actor decisivo en la Historia de Guatemala y Centroamérica. Era un momento en que las luchas sociales asumían la forma de confrontaciones entre dos opciones para el ordenamiento jurídico-político, cuando se registró la intervención de los caudillos, de los líderes militares responsables de la movilización de diversos sectores de la sociedad en tránsito hacia el Estado moderno.

El poder que llegó a poseer Carrera no puede explicarse sin revisar la existencia de una serie de episodios bélicos a través de los cuales los conservadores, con su ayuda, consolidaron su poder y se hicieron con la posición dominante. Primeramente, a partir de 1839, logran combatir el separatismo altense, expresado en la declaración de independencia para un Estado cuya capital sería Quetzaltenango y abarcaría poco más o menos la mitad del actual territorio nacional, lo que fue apoyado por el presidente Federal para debilitar el poder de Guatemala.

Una vez derrotado y ejecutado Francisco Morazán en San José Costa Rica, la oposición política se manifestó en variadas formas de lucha interna. Dentro de los sectores en el gobierno hubo rebeliones que amenazaron la estabilidad dentro de lo que fue el primer período presidencial de Rafael Carrera, entre 1844 y 1848. Una de ellas fue la sublevación de febrero de 1845 dirigida por el general Doroteo Monterroso, que exigió, después de fugarse de presidio, una fuerte suma de dinero para deponer las armas en un intento de tomar el poder.

En esos tiempos hubo fuerte actividad guerrillera como expresión del descontento campesino en contra de las políticas gubernamentales en materia agraria. Continuó, en ese entonces, un conjunto de condiciones difíciles para las mayorías, varios períodos de sequías y escasez de granos básicos, registrados entre 1846 hacia finales de la década. Carrera, en el poder, tiene que combatir y reprimir a unos alzados que tienen, como él al principio, en una lucha por la tierra una de sus principales justificaciones para tomar las armas; la misma se conoce como “Rebelión o Facción de la Montaña”, la que desgastó a el gobierno dando lugar al exilio del ex presidente después de concluir su período.

Después del 15 de agosto de 1848, son los liberales quienes asumen la tarea de pacificar el país. Sin embargo, los diversos gobiernos interinos no logran neutralizar a los rebeldes -dirigidos por prestigiosos militares como los hermanos Cruz, Vicente y Serapio- ni establecer el cese de hostilidades por medio de pactos y negociaciones. Existe suficiente evidencia al respecto de que eso respondió a una estrategia para provocar el apoyo popular a una vuelta de Carrera, la cual se hizo necesaria en la medida que fracasó la contraparte.

Después de que el antiguo presidente regresa, despliega una gran actividad represora sobre la rebelión campesina hasta casi exterminarla para 1850. La misma había tenido la ayuda decidida de los gobiernos salvadoreño y hondureño, que deseaban influir en Guatemala debilitando a los conservadores. El desenlace de este episodio fue la batalla de la Arada, el 2 de febrero de 1851, donde la victoria guatemalteca neutralizó a los países vecinos en alianza con anteriores compañeros de Carrera como Doroteo Monterroso y José Dolores Nufio. Después de ahí, la República fundada por los conservadores se afianzó con la derrota e invasión de Honduras en 1853. A partir de esto, y como estrategia de poder, Carrera es presidente vitalicio hasta su muerte en 1865.

Fuentes Bibliográficas

Créditos

Este artículo fue elaborado por Néstor Felícito Véliz Catalán Auxiliar de Investigación del Instituto de Investigaciones Históricas, Antropológicas y Arqueológicas,IIHAA de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
googleadsense
Herramientas

Acciones